Todo el mundo interesado en los juegos ha tenido algún tipo de contacto con el género de terror al menos un par de veces en su vida. Universalmente apreciados, algunos de los juegos más emblemáticos y considerados "clásicos" pertenecen a este género. Incluso si, como yo, no disfrutas precisamente de la emoción de los juegos de terror y te suponen demasiada presión, siempre hay un enorme mercado de gente que publica playthroughs de estos juegos en plataformas como Youtube.

Un buen ejemplo de ello sería el mayor youtuber humano, Pewdiepie, que se abrió paso con su playthrough del juego Amnesia.

Lo lejos que han llegado estos juegos se puede ver fácilmente en la calidad de sus gráficos, que te hacen sentir como si fueras un personaje real que toma decisiones en una película de terror, lo que sólo aumenta la tensión, pero también la calidad de la experiencia. Incluso hay juegos, como el Dark Pictures Anthology, que se centran sólo en el aspecto narrativo, sin apenas jugabilidad y en los que todas las decisiones que tomas afectan al desarrollo de la historia, y su éxito demuestra por sí mismo que la gente realmente disfruta sumergiéndose en estas historias. Tal vez incluso más que las películas de terror, de las que hace tiempo que no tenemos un éxito.

En cualquier caso, desde apocalipsis zombis, pasando por misiones espaciales alienígenas, hombres lobo y vampiros, diminutos protagonistas en pequeños mundos llenos de enormes seres distorsionados que se asemejan a los humanos, cazas de brujas góticas londinenses, hasta llegar, de alguna manera, a un club de literatura anime, los juegos de terror se han extendido realmente a lo largo de su vida y realmente no muestran signos de cesar pronto. El interés está ahí y por qué no iba a estarlo, ya que el género no hace más que empujar sus límites año tras año, con el lanzamiento de la RV quién sabe hasta dónde llegará, y yo estoy aquí para ello.